El ábside y el coro

Hacer clic en la imagen para aumentar

 

Levantando la mirada nos sentimos atraídos por el grandioso fresco que recubre totalmente la cavidad del ábside. La obra, del pintor Renzo Bonfiglio di Vado Ligure, es de 1965 y representa la humanidad necesitada a los pies del Niño Jesús. Entre la muchedumbre son reconocibles las figuras del papa Juan XXIII, del conocido filántropo doctor A. Schweitzer, el director y actor G. Cervi, el mismo artista y el religioso fray Tarcisio, que tentó se desvivió por el Santuario.

Por debajo del fresco se abre una consola que tiene dos cuerpos de tubos de nuestro órgano (el tercero está dentro del trono del Niño Jesús). A continuación de las recientes restauraciones se han instalado dos nuevas alas externas de tubos que decoran la consola y hacen de corona al mismo trono.

Todavía más abajo, oculto por el presbiterio, se encuentra el coro que, con su estructura de línea sencilla pero solemne, ha servido para muchos actos de la comunidad religiosa para la oración. Aquí se encuentra el grandioso órgano de la empresa Mascioni (1966), con una consola con tres teclados con los correspondientes cuerpos de tubos. Recientemente limpiado, restaurado y ordenado en sus registros de la empresa F.lli Marin; en el estado actual tiene un total de de 2.803 tubos.

Capilla de la Virgen del Carmen »